Tecnología de punta utilizada por la delincuencia para el robo de vehículos y transporte de carga. Son equipos que cuentan con sofisticada tecnología que bloquea o interfiere con la señal de teléfonos móviles (celulares), bluetooth, WiFi, y por supuesto la señal GPS, GPRS y 3G, entre otras.

Al utilizar un jammer, el equipo de localización deja de reportar dándole la ventaja de la "invisibilidad" al delincuente.

La consecuencia del uso del jamming para el transportista es que las probabilidades de recuperación del vehículo disminuyen dramáticamente, ya que: 

  • Si el monitorista se percata de que ya no está reportando la unidad 30 minutos después del inicio del robo
  • Y tarda otros 30 minutos en procesos de validación y envío de la autoridad, 
  • La unidad podría encontrarse hasta 100 kilómetros a la redonda.

 

Por lo mismo, la recuperación de la unidad se ve muy comprometida ya que el rango de búsqueda aumenta con el tiempo. 

Nuestra solución de reacción al jamming - no es un anti jammer - detecta el inicio de jamming y su permanencia por un tiempo predefinido. Después de este tiempo, activa un gobernador de velocidad que dificulta la fuga del delincuente.

Uno de las ventajas de esta solución es que se puede activar un corte de motor justo después de la reducción de velocidad.

*Para poder utilizar dicha función se requiere una carta con previa autorización del cliente debido a que el corte de motor apaga el vehículo

Equipos GPS compatibles:

  • Cellocator CR300B 3G
  • Equipo GPS Cellocator Cello CANIQ 3G
  • Aumenta la posibilidad de recuperar una unidad robada
  • Detiene la unidad para propiciar que la abandonen
  • Seguridad del operador, mercancía y del vehículo

Para poder utilizar esta función se requiere carta con previa autorización del cliente

    Agregado a tu lista de deseos:
    Mi lista de deseos
    Producto agregado al carro:
    Ir al carro

    #title#

    #price#
    ×